Los secretos de Juan Bautista parte 1

Publicado: diciembre 3, 2010 en Periodico Divulgalo.tv

“Entonces jesús vino de Galilea al Jordán, presentándose a Juan para ser bautizado por él. Mas Juan trataba de impedírselo, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Permítelo ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces se lo permitió. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí que los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.” (Mateo 3,13-17), pero quien era Juan????, en el Antiguo Testamento Dios se compromete a enviar un mensajero antes que Jesús

En Marcos 1,1-8, “Principio del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Como está escrito en Isaías el profeta: He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino. Voz de uno que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; Haced derechas sus sendas. Apareció Juan bautizando en el desierto, y predicando el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados. Y salían a él toda la región de Judea, y todos los de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río jordán, confesando sus pecados. Y Juan llevaba un vestido hecho de pelos de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de su cintura; y comía langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: Viene después de mí el que es más poderoso que yo, a quien no soy digno de desatar, inclinándome, la correa de sus sandalias. Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo.”

Juan Bautista Precusor del Evangelio

Los que confían en Jesús han sido bautizados. El bautismo significa; ‘ser limpiado, ser enterrado, ser sumergido, ser pasado a.’ Cuando Jesús fue bautizado, la justicia de Dios fue cumplida. ‘Justicia’ es ‘dikaiosune’ en Griego que significa ‘para ser justo,’ y esto también significa ‘lo más apropiado,’ ‘lo más adecuado’.

Para que Jesús fuera el Salvador, Él fue bautizado en la manera más apropiada y adecuada. Entonces los que confían en Jesús reciben el regalo de redención de Dios por confíar en Su bautismo y la Cruz, el agua y el Espíritu.

En el Nuevo Testamento, Juan el Bautista es el último sumo sacerdote del Antiguo Testamento y él último profeta y único del Nuevo Testamento. Vamos a ver Mateo 11,10-11. La Sagrada Escritura dice que Juan el Bautista es el representante del ser humano. Y como el sumo sacerdote en la época del Nuevo Testamento, el pasó todos los pecados del mundo a Jesús; así ministrando el sumo sacerdocio del Antiguo Testamento.

Jesús había testificado a Juan. El dijo, en Mateo 11,13-14, “Porque todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. Y si queréis recibirlo, él es Elías, el que había de venir.” Entonces Juan el Bautista, que bautizó a Jesús, fue un descendiente del sumo sacerdote Aarón y el último sumo sacerdote. La Biblia también testificó que Juan fue un desendiente de Aarón en el Antiguo Testamento. (Lucas 1,5, 1 Crónicas 24,10)

¿Entonces por qué Juan vivió sólo en el desierto, vistiendo pieles de camello? Para asumir el alto sacerdocio. Y como el representante del ser humano, Juan el Bautista no podía vivir entre las personas. Por eso le gritó a las personas, “Arrepentíos, ¡engendros de víboras! “ y les bautizó para el fruto de arrepentimiento, que hizo volver a la gente a Jesús, quien quitaría todos los pecados. Juan el Bautista pasó los pecados del mundo a Jesús por nuestra salvación.

Dos tipos de Bautismo.

Juan el Bautista bautizó a la gente y después a Jesús. El primero fue ‘el bautismo de arrepentimiento’ que hizo a los pecadores volver a Dios. Muchas personas que escucharon las palabras de Dios a través de Juan abandonaron sus ídolos y volvieron a Dios.

El segundo bautismo fue el bautismo de Jesús, el bautismo que pasó todos los pecados del mundo a Jesús. Juan el Bautista bautizó a Jesús para cumplir la justicia de Dios. Jesús fue bautizado por Juan el Bautista para salvar a todas las personas de sus pecados. (Mateo 3:15)

¿Por qué Juan tuvo que bautizar a Jesús? A fin de borrar los pecados del mundo, Dios tuvo que dejar a Juan que pasara todos los pecados a Jesús, entonces la gente que confíó en Jesús podía ser salvada.

Juan el Bautista fue el siervo de Dios cuyo trabajo fue para ayudar a toda la gente a ser limpios de sus pecados y él fue el representanate del ser humano que testificó el evangelio de la redención. Por eso Juan tuvo que vivir sólo en el desierto. En el tiempo de Juan el Bautista, el pueblo de Israel en el fondo estaba corrupto y podrido.

Entonces Dios había dicho en el Antiguo Testamento, en Malaquias 4,5-6, “He aquí que yo os enviaré al profeta Elías, antes que venga el día grande y terrible de Jehová. Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición completa.”

A los ojos de Dios, todas las personas de Israel que adoraban a Jehova eran corruptos. Nadie fue justo ante El. Los líderes religiosos del templo, por ejemplo, sacerdotes, abogados y los fariseos estaban podridos en el fondo. Israel y los sacerdotes no sacrificaron de acuerdo con la ley de Dios.

Los sacerdotes habían abandonado el imponer las manos y el rito de la ofrenda de sangre que Dios les había enseñado para la expiación de sus pecados. Está registrado que los sacerdotes en los días de Malaquias habían abandonado el sacrificio, la imposición de las manos y la ofrenda de sangre en el rito.

Entonces, Juan el Bautista no podía quedarse con ellos. Por eso Juan el Bautista se fue al desierto y dijo en voz alta. ¿Qué dijo él?

Esto está escrito en Marcos 1,2, en las palabras del profeta Isaías, “He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz, El cual preparará tu camino. Voz de uno que clama en el desierto: Preparad el camino del Señor; Haced derechas sus sendas.”

La voz en el desierto clamó al pueblo para el bautismo del arrepentimiento. ¿Qué es el ‘bautismo del arrepentimiento’ del que habla la Biblia? Este es el bautismo que Juan el Bautista clamó haciendo al pueblo volver a Jesús entonces ellos podrían confíar en que Jesús quitaría todos sus pecados y podrían ser salvados.

“Arrepiéntase y bautizate, y Jesús sería bautizado en la misma manera para quitar todos sus pecados.” El grito de Juan el Bautista decía que Jesús quitaría todos los pecados del mundo y sería juzgado en la Cruz para salvar a todo el pueblo y entonces ellos podrían volver a Dios.

“A la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo.”‘Os bautizará con Espíritu Santo’ significa quitar todos sus pecados. ‘Para bautizar’ significa ‘para limpiar’. El bautismo de Jesús en el río Jordán nos dice que el Hijo de Dios fue bautizado y quitó todos nuestros pecados para salvarnos.

Entonces vamos a ser limpiados del pecado y a confíar en Él. Él es el macho cabrio que quitó los pecados de toda la gente. Y esto es el evangelio de redención del que Juan el Bautista testificó.
El Trabajo del Alto Sacerdote para la expiación de pecados

El profeta Isaías había profetizado, “Hablad al corazón de Jerusalén, decidle a voces que su tiempo de servicio se ha cumplido, que su pecado es perdonado; que ha recibido de la mano de Yavhé el doble por todos sus pecados.” (Isaías 40,2)

Jesucristo quitó todos los pecados de usted y de mí y de todas las personas sin excepción; pecado original, pecados presentes, y aun futuros, los pecados fueron limpiados a través de Su bautismo. El nos redimió a todos nosotros. Debemos saber todo acerca de la redención.

Al ser salvados de nuestros pecados, debemos saber que tenemos que confiar en el evangelio, que Juan el Bautista pasó todos pecados a Jesús a través del bautismo.

No debemos malentender, pensando, “Como Dios es amor, podemos entrar al reino de cielo sólo por confiar en Jesús aunque tengamos pecados en nuestro corazón.”

A fin de ser redimidos de todos nuestros pecados, debemos confiar en Su bautismo, por el cual Juan el Bautista pasó todos los pecados del mundo a Jesús y la Cruz. Esto es por ‘el agua’ que Juan el Bautista pasó todos los pecados de las personas a Jesús.

La primera cosa que Dios hizo para salvarnos fue enviar a Juan a este mundo. El mensajero de Dios, Juan el Bautista fue enviado como el embajador del Rey, quien pasó todos los pecados del mundo a Jesús a través del bautismo. Y el ministró como sumo sacerdote a todos los seres humanos.

Dios nos dijo que Él envió a Su mensajero Juan el Bautista a nosotros. “Yo envío mi mensajero delante de tu faz.” Delante de tu faz significa antes de Jesús. ¿Para qué envió a Juan antes de Jesús? Esto fue para pasar todos los pecados del mundo a Jesús, el Hijo de Dios, a través del bautismo. “El cual preparará tu camino delante de mí.” Esto es lo que Él quiere.

¿Quién es el que preparó el camino por el cual podemos ser redimidos e ir al cielo? Juan el Bautista. ‘tu’ se refiere a Jesús y ‘mi’ se refiere a Dios mismo. Entonces cuando Él dijo, “Yo envío mi mensajero delante de tu faz, el cual preparará el camino delante de mí”, ¿qué significa esto?

¿Quién va a preparar nuestro camino para que podamos ir al cielo? Juan el Bautista pasó todos nuestros pecados a Jesús, entonces podemos confiar en que Jesús quitó todos nuestros pecados; su trabajo fue pasarle los pecados, por el bautismo, a Jesucristo. Fueron Jesús y Juan quienes hicieron posible confiar en la verdad y ser redimidos.

¿De qué depende nuestra salvación? Esta depende de si confiamos o no en las obras de Jesús, Hijo de Dios, y el hecho de que el mensajero de Dios haya pasado todos los pecados del mundo a Él. Todos nosotros debemos conocer el evangelio del perdón de pecados. Dios el Padre envió a Su mensajero primero, el que bautizaría a Su Hijo, y lo designó como el representante de las personas. Entonces, completó la obra de redención para nosotros.

Dios envió a Su siervo Juan el Bautista para bautizar a Su hijo, por eso Juan el Bautista podía preparar el camino de salvación para los que confían en Su Hijo. Esta es la razón del bautismo de Jesús. El bautismo de Jesús por Juan el Bautista fue la redención por la cual todos los pecados de las personas se pasaron a Jesús, y por lo tanto, todas las personas podrían confiar en Jesús e ir al cielo.

Aun los pecados futuros de las personas fueron pasados a Jesús mediante Su bautismo. Jesús y Juan el Bautista, juntos, nos prepararon el camino al cielo. De esta manera, Dios reveló el secreto de la redención a través de Juan el Bautista.

Como el representante de cada uno de nosotros, Juan el Bautista bautizó a Jesús, y entonces podemos confíar en nuestra redención e ir al cielo. El pasó todos los pecados a Jesús a través del bautismo. Esta es la buena noticia del evangelio de la redención.

¿Por qué nació Juan el Bautista?

En Malaquias 3,1, esto está escrito, “He aquí que yo envío mi mensajero, el cual preparará el camino delante de mí.” Usted tiene que leer la Biblia con cuidado. ¿Por qué Dios envió a Su mensajero ante nosotros? ¿Por qué Juan el Bautista nació 6 meses antes de Jesús?

Debemos entender lo que la Biblia está diciendo. Hay una sección en el Antiguo Testamento acerca del ministerio del sumo sacerdote Aarón. Aarón fue el hermano mayor de Moisés. El y sus hijos fueron ungidos como sacerdotes por Dios. Los otros Levitas trabajaban bajo ellos, mientras los hijos de Aarón ofrecían el sacrificio adentro del tabernáculo santo.

Entonces, los hijos de Aarón fueron ungidos para compartir igualmente el trabajo entre ellos mismos, pero en el Día de la Expiación, el décimo día del séptimo mes, el sumo sacerdote ofrecía solo el sacrificio de expiación para su pueblo.

En Lucas 1,5, hay un relato acerca de Juan el Bautista. Debemos entender correctamente acerca de este mensajero de Dios para enterder a Jesús correctamente. Pensamos mucho sobre Jesús, pero ignoramos mucho acerca de Juan el Bautista que vino antes de Él. Quiero ayudarle a entender esto.

“Principio del Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios. Como está escrito en Isaías el profeta: He aquí, yo envío mi mensajero delante de tu faz.” El evangelio del cielo siempre comienza con Juan el Bautista.

Cuando entendamos bien acerca de Juan el Bautista, podremos claramente entender y confiar en el evangelio de la redención de Jesús. Esto es parecido a escuchar a los embajadores que hemos enviado a todo el mundo a fin de entender las situaciones de todas las naciones. Cuando conocemos acerca de Juan el Bautista, podemos entender muy bien la redención de Dios.

Pero muchos cristianos en estos días no pueden ver la importancia de Juan. Dios envió a Juan el Bautista con un propósito claro. Todos los Evangelios del Nuevo Testamento hablan sobre Juan el Bautista antes de hablar de la redención de Jesús.

Pero los evangelistas de estos días le ignoran completamente y dicen a las personas que con sólo confíar en Jesús es suficiente para ser salvos. De hecho ellos están dirigiendo a las personas a vivir como pecadores toda su vida e ir al infierno. Si usted sólo confía en Jesús sin entender el papel de Juan el Bautista, el Cristianismo va a ser sólo como otra religión para usted.

¿Cómo puede ser redimido de sus pecados si usted no sabe la verdad? Es imposible.

El evangelio de la redención no es tan simple ni tan fácil. Muchas personas piensan que la redención radica en nuestra confianza en la Cruz porque Jesús murió en la Cruz por nosotros. Pero si usted sólo confía en la crucifixión sin saber la verdad de pasar los pecados, no puede ser redimido completamente.

Entonces Dios envió a Juan el Bautista para hacer saber al mundo cómo es que la redención podía ser realizada y cómo Jesús podía quitar los pecados del mundo. Sólo cuando sabemos la verdad, podemos entender que Jesús es el Hijo de Dios que quitó todos nuestros pecados por sí mismo.

Juan el Bautista nos dice acerca de la verdad de la redención. El nos dice cómo él vino a testificar de la divinidad de Jesús; cómo las personas no le recibieron a Él cuando la Luz vino a este mundo. El también testificó en Juan 1 que fue el que preparó el evangelio de la redención al bautizar a Jesucristo.

Si no hubieramos tenido el testimonio de Juan el Bautista acerca de la redención, ¿cómo habríamos confiado en Jesús? No hemos visto nunca a Jesús, y cuando venimos de diferentes culturas y religiones, ¿cómo es posible confiar en Jehova?

Teniendo tantas y diversas religiones en el mundo, ¿cómo podemos conocer a Jesucristo? ¿Cómo sabemos que Jesús fue de hecho, el Hijo de Dios que nos redimió por llevar todos los pecados del mundo en sí mismo?

Entonces debemos leer el Antiguo Testamento para buscar desde el principio las palabras de la redención y para saber que Jesús es nuestro Salvador. Debemos obtener el conocimiento correcto para confiar correctamente. No hay nada que podamos hacer sin conocer. A fin de confiar en Jesús y ser salvados, debemos saber el evangelio de la redención que Juan el Bautista testificó y su papel en esto. Para tener la fe completa en Cristo, debemos saber la verdad de la redención.

Por eso, como Jesús dijo, “Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres” debemos saber la verdad de la redención en Jesús.

Las pruebas en la Biblia
Vamos a buscar en la Biblia todas las pruebas de nuestra redención. Vamos a buscar qué dicen los cuatro Evangelios acerca de Juan el Bautista, quién es él, por qué fue llamado ‘el representante del ser humano’ o ‘el último sumo sacerdote’, cómo todos los pecados del mundo fueron pasados a Jesús a través de él mismo, y si Jesús quitó todos los pecados por sí mismo o no.

Los cuatro Evangelios empiezan con Juan el Bautista. Juan 1:6 nos da el factor más importante del evangelio. Este nos dice quién desempeñó el papel de pasar todos los pecados del mundo a Jesús. “Hubo un hombre enviado de parte de Dios, el cual se llamaba Juan. Éste vino para testimonio, para dar testimonio de la luz, a fin de que todos creyesen por él.” (Juan 1,6-7)

Esto dice, ‘todos creyesen por él’, y que él fue ‘para dar testimonio de la luz.’ La luz es Jesucristo. Esto significa que Juan fue él que dio testimonio de Jesús para que todos creyeran por él. Ahora, vamos a ver Mateo.

En Mateo 3,13-17, “Entonces jesús vino de Galilea al Jordán, presentándose a Juan para ser bautizado por él. Mas Juan trataba de impedírselo, diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí? Pero Jesús le respondió: Permítelo ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces se lo permitió. Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí que los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíiritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. Y hubo una voz de los cielos, que decía: Éste es mi Hijo, el amado, en quien he puesto mi complacencia.”.

Continuará…..

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s